lunes, 30 de abril de 2012

.
 Un edificio para guardar sueños rotos.

1 comentario:

  1. Claro, esa es la llave que casi me ahoga el otro día que tuve un acceso de tos trascendental; y tosí ocho siglos, una autopista para escarabajos, dos poemas de Vallejos y la llave de un edificio muy extraño, que una vez había/

    ResponderEliminar