martes, 24 de abril de 2012

.
 Un problema que era una solución.

2 comentarios:

  1. No quiero caer en la típica imagen (ya una novedad vieja) de que los opuestos se parecen, o en muchos casos dicen lo mismo.

    Así que diré que de por sí todo problema es una grieta en el entramado existencial; tómese grieta como alteración, tómese alteración como cambio, tómese cambio como oportunidad, tómese oportunidad como solución (y problema, porque ya uno no puede hacerse el distraído).

    Ahí está, un comentario circular (si lo mirás con onda).

    ResponderEliminar
  2. sabes cuantas veces me pasó? jaja seguro que no.. Pero casi siempre.

    ResponderEliminar