sábado, 21 de abril de 2012

.
 Un coso que era todos los cosos.

3 comentarios:

  1. No es el mismo coso que la otra vez, pero TAMBIÉN es el coso de la otra vez.

    ResponderEliminar
  2. Claro, porque al ser todos los cosos también supone ser el coso anterior,,, y uno parece que se queda sin palabras ante tanta totalidad.

    Es que las lenguas y lo absoluto no se llevan muy bien.

    Yo quiero encontrar ese coso, es un alquimista filosófico. Porque el coso es algo que no pudo ser nombrado (ya sea por olvido o por ignorancia). Entonces encontrar a ese coso me hace pensar en una especie de comodín de cosos; lo innombrable que contiene a todo lo innombrable, y esa totalidad puede ser nuestro nombre...

    No sé, me voy que tengo el coso confundido.

    ResponderEliminar
  3. Claro, el Coso. Ese Coso que es con mayúscula, diría. Ja! si no lo conoceré...

    ResponderEliminar