martes, 3 de abril de 2012

.
 Ya no estoy tan cansado.

2 comentarios:

  1. Puede ser algo así como continuar lagrimeando y ya no estar triste; o más temible, continuar con la carcajada abierta cuando el chiste se fue apagando en la boca del estómago (chiste puede ser una luz también).

    Me vuelvo a Tuerto City con un signo de exclamación puesto de corbata.

    ResponderEliminar