miércoles, 14 de marzo de 2012

.
 Una idea.

1 comentario:

  1. Es una luz que bien puede alumbrar a una habitación vacía... Creo que eso es cuando la idea es una gota gelatinosa que ocupa los sentidos (sin el menor atisbo de grieta); otra cosa es cuando descubre algún mobiliario añil que nos viaja (y en el más milagroso de los casos podemos ser su viaje).

    Una posibilidad diferente es no saber lo que alumbra la luz (no alcanzar a comprenderlo) y entonces es cuando las personas comparten esa idea con otras. Entonces la luz crece tanto que tiembla como un amanecer y las manos nos huelen a horizonte.

    ResponderEliminar