domingo, 11 de marzo de 2012

.
 Un sin embargo pequeñito que crecía sin parar.

3 comentarios:

  1. Y eso es germen de Revolución Epidérmica; una ventana que crece entre los huesos, y lo más curioso es que las ventanas se alimentan de paredes,

    Quizás el contraste sea otra forma de esperanza. Hoy un signo de exclamación de menor a mayor.

    Este "había una vez" es impresionante, me está pasando eso desde el jueves.

    ResponderEliminar
  2. A veces los pensamientos nacen chiquititos.

    ResponderEliminar
  3. Los "sin embargo" son como la levadura, como el punto al que llegas escribiendo y luego caes en la cuenta de que es una coma o un dos puntos; tienen mucho de reconversión, de recapacitación, incluso de vuelta atrás... Me gustan los "sin embargo", porque abren puertas en los pasillos vacíos y nuevos senderos en el bosque, porque son como un boomerang que siempre vuelve, tras haberlo lanzado, y nos da la oportunidad de volver a lanzar, con un nuevo estilo, de una nueva forma ... Un abrazo a todos los que pululan por aquí.

    ResponderEliminar