viernes, 2 de marzo de 2012

. Una princesa en la torre que se creía príncipe azul.

3 comentarios:

  1. Las personas suelen creer en dioses, y no están. Así que yo veo con cierta preocupación que las personas se crean a sí mismas (y fijate Lucas que interesante que bien puede ser el verbo creer o crear; ¿uno crea lo que cree?, o viceversa).

    Creerse puede ser como mirarse de espaldas, mirándose de espaldas.

    No sé, esta vez voy a elegir el signo de interrogación.

    Lo importante es que se sienta bien en la torre, y sino que baje. Príncipes, princesas o las dos cosas todos escapamos igual de la penumbra, todos esperamos igual por la luz.

    ResponderEliminar
  2. En nuestras dudas y delirios la metonimia es reina.
    Me ha gustado mucho. Abrazos.

    ResponderEliminar